miércoles, junio 18, 2008

666 Hits

En mi oficina tengo un Nuevo Testamento que los Gedeones Internacionales tuvieron a bien obsequiarme uno de esos días irrelevantes que uno no recuerda en absoluto, pero sabe que sucedieron en virtud de la evidencia de que así fue. En el capítulo 13 del libro del Apocalípsis se describe la llegada de una bestia terrible que emerge del mar, dotada con múltiples cabezas, cuernos, diademas y nombres blasfemos... La bestia parecía invencible, ¿quién podría con ella? Se le dió autoridad, y hablaría por 42 meses (¡42 meses!), haría la guerra contra los santos, y vencería; Posteriormente apareció otra bestia, que "subía" de la tierra, con dos cuernos semejantes a los de un cordero pero que hablaba como dragón, ejercería la autoridad de la primera bestia, y haría a los moradores de la tierra adorar a aquella, cuya herida de espada´-aparentemente mortal- había sanado, y aquí se pone especialmente emocionante:
"Y se le permitió infundir aliento en la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar todo lo que no la adorase.
Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.
Aquí hay sabiduría, El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis."
Hay qué reconocer los límites sobre lo que uno puede decir... Se antojan varias exégesis para un pasaje tan intrigante, mórbidamente atractivo, críptico... Hay un número aceptable disponible en Wikipedia si les interesa echar un ojo, diré que a este respecto no tengo una conclusión ni postura que quisiera defernder ferreamente, no cuando menos en sentido filosófico, religioso o académico...
Diré simplemente que -como mi nickname lo ostenta- siempre me ha resultado agradable la imagen que el 666 arroja, en la posmodernidad no importa tanto si es el 666 o el 616, lo que sugiere es el adjetivo calificativo "endiablado" y ciertamente me gusta pensar eso de mi.
Recién publiqué un par de blogs tirándole mierda a quienes viven para sus contadores, antes de que me apedreen como prostituta en Jerusalen diré que no pongo este post para celebrar que los hits del contador -que dicho sea de paso distingue las vistas del blog respecto al número auténtico de visitantes- pensando en que estos mejoren mi condición ontológica o sean evidencia de que la gente me quiere; lo que celebro es que alcanzó el número predilecto de algunos lectores, y mío también.
Por tal motivo, unas cuantas rolas alucivas.
Comenzamos con Dark Funeral y 666 Voices Inside

Como los lectores son diversos, cabe también recordar Sweet 666 de HIM, por aquel pequeño emo que vive en todos ustedes.

Naturalmente debía incluir también 666 The number of the beast de los incomparables Iron Maiden

Y eso es todo, ecléctico y aún decoroso para la celebración del hit 666... Hace unas horas Larry estaba aquí en el cubil y hablamos sobre la proximidad del contador al número en cuestión, concrepamos en que de capturar el momento debía hacer algo especial y pues esto fue; prometo trabajar en una canción de CORRUPTED con alución al tema también. Muchísimas gracias por sus visitas a este horrendo templo de vanidad.

Ahora sí, si tanto quieren pueden apedrearme, ni que fueran los únicos...

2 comentarios:

Lamia666 dijo...

Agarraste la biblia...y te chutaste el libro del Apocalipsis, sólo para celebrar las 666 visitas a tu blog? jaaaaaaaajaja!!! a wevo uno celebra que dicho número esté en nuestras vidas, yo creo que con The number of the Beast hubiera bastado, pero que pedo con HIM? por eso y sólo por eso pondré nuevamente Poser! Poser! aunque igual hubiera podido resaltar aquí a la banda Destroyer 666 o Episode 666 de In fLames... no mejor ese no por que me caga In Flames jajaja

Atentamente
Lamia666
(a wevo)

Fielding dijo...

Chingón, aparecí en el blog del 666. Ahora me siento involucrado... y temeroso.