jueves, octubre 30, 2008

Indignación

En la página oficial de Transmetal, aparece como parte de su tour, en este sitio de los dueños del auditorio publicitan también el evento.
Esto hay qué rotularlo como metal, sí, pero me dan ganas de vomitar.
No señores revolucionarios, libertadores del pensamiento y de los malos olores, el auditorio universitario JUSTO SIERRA no fue edificado para que vivan ahí, ni para su comedor vegetariano ni para que cobren 35 pesos para la lucha contra el capitalismo.
Son repugnantes.
¿Será que hay qué prenderle fuego para regresarle algo de dignidad?

4 comentarios:

Pomfolygopaflásmasin dijo...

No, al auditorio no hay que prenderle fuego, tan sólo a sus "legítimos y libertarios" dueños. Dime cuándo llevo los cerillos.

Lamia dijo...

Si, estoy de acuerdo con el comentario anterior, me cagan los grilleros y más los de tu facultad y más cuando cierran el circuito univeristario y me hacen caminar a derecho y como ya esta copilco cerca camino hasta copilco... yo primero les pego y ya que el cáncer de arriba lleva los cerillos me apunto para llevar la gasolina...

larry dijo...

Sí, que chinguen a su puta madre esos sucios microempresarios hipócritas...me dan más asco que el América, que conste! Sí, hay que mandarles un operativo tipo "News Divine" a su toquín cáncer y a los que no se salgan les hacemos su "Lobohombo" (¿así se escribía?)

Kentucky Freud Chicken dijo...

O los sacamos al más puro estilo de Jesucristo... a latigazos!!!!