jueves, octubre 23, 2008

Ameros: Un ejercicio de verosimilitud

Ayer por la tarde pasé un rato revisando fuentes web en torno al asunto de los ameros; nada concluyente hallé como era de esperarse.
Muy amablemente cierta admiradora de Jhonny Deep hizo su aportación a este respecto en el post anterior, un enlace a la columna de Milenio al respecto que pueden leer aquí.
De acuerdo con el columnista el asunto entero es una tomada de pelo, pero ¿por qué mueve a la sospecha?
Tal vez de manera inadvertidamente el columnista trazó con inconcientes pinceladas dos factores fundamentales de la ficción en : La verosimilitud y la disposición para creer.

La tesis es esta: Hal Turner dice puras sandeces.
Pero ¿Cómo es que esto inquieta a personas con títulos universitarios y no sólo a los chairos de la nopalera que cuando más leen el tvnotas?

La razón es simple y la aprendí cuando comencé a trabajar en la burocracia universitaria: Lo Doctor no quita lo pendejo.

Todos son suceptibles de ser engañados, sí, incluso el sabio columnista, la cuestión es ¿cómo?

Porque aporta elementos existentes: La moneda, la idea de amero, que según descubrí ayer tiene ya cierta historia, como concepto e incluso como "very long term possibility" según decía el ñero de Fox en entrevista, aclarando los alcances del trunco ALCA y sus otros proyectos agachones.

Un portavoz que no necesariamente consideramos fidedigno, pero que se presenta con elementos que nos permiten conceder el privilegio de la duda: Se presenta como alguien censurado por el gobierno gringo, y es un hecho que ser enemigo del gobierno gringo trae simpatía de muchos en la actualidad.

Factor de tensión: La volatilidad del dólar en los últimos días no es cuento, hemos visto como de un rato a otro sube y sube, además de que la deuda pública gringa es brutal.

Por último postula una jugada vil por parte de los gringos saliendo con la chingadera de que cancelan su moneda y hacen un pase mágico al amero... ¿eso es difícil de creer?, ¿no son capaces de vender una mentira multimillonaria?

El asunto aquí es que Turner muestra un amero, presuntamente enviado a China en un inmenso embarque; la cosa es que sí pueden conseguirse ameros por otros lados y no hay razones para creer que el suyo viene de donde él dice. Los ameros en venta tienen su valor no con base en una economía sino en que a) son una artesanía (sádica, pero al fin artesanía) y b) son de metales valiosos.

En conclusión hay elementos que hacen verosimil el asunto del amero; la tensión económica de los últimos días hacen que uno sea especialmente susceptible de creer algo que en otro momento sonaría descabellado, cuando menos en un escenario tan abrupto.

Adicionalmente hay qué decir que: Yo llamo incautos a los que leen este blog porque a mi juicio han corrido riesgos que no eran necesarios al entrar aquí, pero muy su gusto, y muy agradecido estoy; el ojete del milenio se refiere a los crédulos con una soberbia característica de alguien que ciertamente tiene información pertinente respecto al asunto en cuestión, pero que deja de considerar los elementos que agobian a quienes pudieran ser engañados por la presunta chapuza de Turner, quien resulta que es un racista de lo peor... Pero es claro, que ello no implica que necesariamente esté equivocado a este respecto.

Hay razones para encontrar verosimil el asunto de Turner, y razones para considerarlo una tomada de pelo; en lo que sí creería yo es en sus consejos finales, compren oro, bienes raices, ahorren, no se endeuden con créditos, si es preciso procuren que sea a plazos sin intereses y liquiden las tarjetas de crédito cuanto antes... Creo que eso no dijo, pero es buena idea.

Habrá qué seguir alertas...

2 comentarios:

LAMIA dijo...

CHALE YO ESTOY DESFAZADA Y EL HECHO DE QUE ESTE ENCERRADA SIEMPRE EN MI CAJITA DE ZAPATOS CREO QUE YA ME ESTA AFECTANDO, YO APENAS ME ENTERE DE TODA ESA CHINGADERA DE LOS AMEROS, Y LO QUE MÁS RISA ME DIO FUÉ QUE APARTE DE TODOS YA SALIMOS EMBARRADOS LOS MEXICANOS... Y LOS CANADIENSES TAMBIÉN... ES UNA GRAN PATRAÑA!!! NO LE VOY A CREER A ESE RUBIO MEJILLAS ROSADAS NI MEDIA PALABRA... SI ESTADOS UNIDOS ESTA EN CRISIS FINANCIERA FUÉ POR QUE EL PENDEJO DE BUSH LE INVIRTIO A UNA GUERRA QUE NUNCA ENTENDI PERO EN FIN... NO VAN A CAMBIAR EL DOLAR POR "AMEROS" (HASTA EL NOMBRE ESTÁ CÁNCER)

Pomfolygopaflásmasin dijo...

Me voy a permitir abusar del espacio.
El día de hoy, en El Universal, se publicó la siguiente nota de Ignacio González Sánchez, se intitula "Lo serio de los ameros".

El sistema monetario surge para evitar fraudes con el recortado y falsificación de las monedas de metal precioso; el “tesoro” se guardaba y se emitía la cantidad de dinero circulante que representaba el valor del “tesoro”. A partir de 1497, aparecieron varios nombres a la moneda en España (Castilla), que con el tiempo dieron origen a la moneda mexicana, nombres como el “excelente” o “ducado” en 1504, el “real” de plata, la “blanca” o “vellón”, y el “maravedí”.

Las denominaciones y los tipos de cambio, o equivalencias, fueron diversos y cuantiosos, por ejemplo: 375 maravedíes valían un ducado, 34 un real y 2.5 una blanca. El ducado prevaleció hasta 1535, cuando se introdujo una nueva moneda de oro con la finalidad de igualar la moneda de oro castellana con las monedas de otros países; en este año, aparece el “escudo” o “corona” con valor de 350 maravedíes, el ducado dejó de acuñarse y se convirtió en moneda de cuenta.

Los reyes católicos fijaron un límite máximo a la cantidad de circulante, con lo que establecieron un sistema que funcionó durante el siglo XVI.

Para la conquista de la nueva España se utilizaron diferentes tipos de monedas, pero los metales prevalecían para fijar los valores de transacción. Con el tiempo el peso mexicano fue la moneda adoptada en Estados Unidos después de su independencia, hasta que acordaron que el dólar sería la moneda de curso legal.

En México, durante 1859, el tipo de cambio era de 1.08 pesos por dólar; en 1875 de 1.01; en 1903 se devaluó a 2.38 pesos por dólar. En 1904, José Yves Limantour, secretario de Hacienda de Porfirio Díaz, adoptó el patrón oro y estableció el tipo de cambio en dos pesos por dólar. En 1914, el peso se devaluó en 3.30 por dólar; con la circulación de los “bilimbiques” (billetes emitidos por diferentes estados), el peso cayó a 11.16 por dólar en 1915 y a 23.83 por dólar en 1916. En 1917, Venustiano Carranza adoptó el oro para reemplazar el papel moneda y el peso se mantuvo entre 1.80 y 2.12 pesos por dólar hasta 1930.

El incremento de la moneda circulante provocaba que el poder de cambio disminuyera, siempre y cuando el valor del tesoro permaneciera constante; la impresión o emisión de monedas era el espejismo de restituir el valor de la moneda. Una estrategia “técnica” en el año de 1990 fue eliminar ceros al peso mexicano para facilitar las transacciones; algo que parecía imposible fue realizado con una tranquilidad inimaginable, de 3 mil 094.08 en 1993 a 3.26 en 1994, aunque no fue la primera vez; en 1917 Carranza ya había eliminado un cero a la moneda mexicana.

Ahora en el torbellino financiero surge un rumor de una nueva moneda (como el rumor del chupacabras): el “amero”. Hal Turner, comentarista de radio en Estados Unidos, se sube a la web para anunciar una estrategia de ciencia ficción que, por extravagante que parezca, nos hace recordar que se pueden quitar ceros a las monedas sin afectar considerablemente las relaciones sociales, aunque sí las relaciones económicas; el tipo de cambio que comenta es de un dólar por “amero” con valor de dos centavos de dólar: 50 “ameros” por un dólar.

Ciencia ficción, rumor o ganas de distraer del comentarista Turner, pero conforme avance el descontrol del sistema financiero y bursátil internacional, la idea de una nueva moneda, el “amero”, o como se denomine, será una alternativa que podría generar certidumbre en el tipo de cambio internacional, como está sucediendo con el euro, por lo que debemos analizar las acciones para proteger y fortalecer a nuestra moneda.