miércoles, enero 14, 2009

Que no se cumplan tus deseos...

El ojete del Choc publicó recién que la consigna "que se cumplan todos tus deseos este año" proferida con frecuencia en la menguante temporada invernal de fiestas sólo es honesta cuando no vela por los intereses propios, cuando los deseos del otro no interfieren con los nuestros.
Al volver al cubil felino esta semana me encontré con algunos recados con solicitudes de documentación, información... las monerías habituales; entre el montón hallé uno que con mucho más corazón que otra cosa versa así:
"Sólo para decirte: Que no se te cumplan todos los deseos en 2009. Si no. ¿qué perseguiríamos?, ¿con qué soñar?"
La voz interna que todo lo desvirtúa dijo: "Pero si todo lo que quiero es dejar este trabajo... Eso sí que es mala voluntad."; más allá de la situación particular, es decir de mis ambiciones y los deseos de la autora del mensaje, creo que se insinúa una condición de búsqueda del hombre que en definitiva es de lo más deseable: Quien tiene fines qué perseguir sabe para qué está trabajando.
Eso no cambia que el desear el no cumplimiento de los deseos formulados al frescor del champagne de año nuevo sea bien mula, aunque haya sido bajo la consigna de preservar mi condición humana... Si todo lo que quiero es que el Pumas quede campeón, ¿qué les quita?

The Cure: To wish impossible things

1 comentario:

Kentucky Freud Chicken dijo...

Yep, justo eso señalé también en aquella entrada aunque de pasadita... siempre estamos en falta de algo, siempre deseamos algo.

En tu caso particular... tu deseo de que Pumas quede campeón se interpone con el mío, que prefiero a Chivas.