martes, mayo 20, 2008

Un día abrumadoramente hermoso.

No todos tienen la suerte como yo de tener una bella vista en sus ventanas, algunos ni siquiera tienen ventanas... No se diga la oportunidad de salir a disfrutar el clima. La pobre Mariana dijo hace un rato: "pues aquí estoy en el piso 9 ...si me asomo a la ventana no se ve mucho si acaso al norte la bola Toreo y las antenitas del Chiquihuite". Así que en lo que me contestan un correo electrónico hice esta descripción, motivo del doble post de hoy.
Recién publiqué una lista de canciones para días lluviosos, creo que sería un buen momento para tenerla a la mano, o bien escuchar cantatas de Bach como sucede ahora en el Cubil Felino, o aún mejor, tener la suya propia.
El cielo es de un tono blanco nebuloso que se cierne sobre los objetos haciéndolos parecer más distantes... El suelo, los autos, los árboles, los perros, el césped de la cancha de futbol, los postes de luz, Nancy, todos están parcialmente mojados. Aunque no llueve con intensidad hay charcos y humedad, se percibe que en cualquier momento podría llover. Afortunadamente no es una amenaza en falso, esporádicamente se sueltan ligeras lluvias, la gente camina un poco más apresurada, algunos ni se inmutan, siguen con su ritmo pasguato, otros más dichosos como yo se detienen a observar.
Los pájaros que se detienen a trinar en mi ventana parecen volar más despacio, quisiera pensar que es porque disfrutan el clima como yo, y piensan que volando más despacio desacelerarán el paso del tiempo en virtud de que el goce que produce este día sea más prolongado, pero no es así: Están mojados y les pesa tanto emprender como sostener el vuelo... ja ja, mensos.
Una de las bondades de días tan bellos como este es que pesa menos eso de trabajar, pesa menos desplazarse, pesa menos saludar, pesa menos atender el teléfono y pesa menos respirar, aunque las gotas de agua en las alas de los pájaros hagan que estas pesen más. El sol seguramente brilla tras de la bruma, el suelo mojado refleja la luminosidad que se filtra a través de la pantalla brumosa que cubre la ciudad.
Seguramente resplandece en otros lugares, pero en este día se conformará con mirar la bruma sobre la ciudad. Si aquel tiene oportunidad de dorar algo aquí, será mañana; la brisa fría de hoy es la de un día bello, al que seguirá un bello, ténue y discreto atardecer, probablemente llueva con intensidad en el trance entre el cese de los intentos del sol por figurar y el inicio de lo que será una noche fría.
Es este pues el día que hay afuera, el gusto nos durará lo que tenga qué durar.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

haha de la forma en
qe lo dezcribez me
provocaz tanta envidia!
checa

C.U.

dia nublado

pajaroz menzoz


tienez el paraizo
ahi


u__________u



xOxO

Zinkly

Soy de A77aque... dijo...

Si me gusto. No es necesario decir más.

Lamia dijo...

Wiiii un comentario que para mañana no estará desfasado, por que solo hoy podría comentar: ¡qué poca madre! ya me asomé a una lejana ventana y ví qué día se antoja para estar con un buen whisky en un bosque con densa maleza y no estar encerrada en una oficina de cierta colonia pipiris nice...

Kentucky Freud Chicken dijo...

Yo quiero un café y una cobija!

P-de-pecatus-P-de-perreo mami, perreo! dijo...

Qué bueno que no pase al cuchitril felino, pues seguramente andabas en una actitud EMO GUADALUPANO 666, lo malo es que por ello, termine en el centro comiendo unos pinches tacos de canasta que me hicieron estrañar los homólogos de C.U. :(

Pero no todo es malo, la exposición "Reflex" -obra de Vik Muniz- que se presenta en el Antiguo Colegio de San Idelfonso, está bien coqueta n_n.

Por cierto, como todos comparten lo que se les antoja en un día así, haré lo propio: Estar hecho la cochinilla jugando Gear of War en xbox live, acompañado de un atolillo de arroz y unos cuernitos con jamón very nice.

Sí que sí, que bonito es lo bonito.

Alma dijo...

Chocolate calientito con malvaviscos... mmm...

Anónimo dijo...

Emofilia, Emorroides, Emoh...
me gustan los días de chocolatito
y soy emosexual
R.