miércoles, junio 24, 2009

Por qué no tengo un twitter...

Nada tengo qué decir en contra de los twitteadores que conozco. Algunos como el Posmo encuentran en el twitter un espacio alternativo para seguir corrompiendo la mente de los internautas, quienes necesitan imágenes sintéticas e inmediatas, no explicaciones. La mediatez mata la velocidad de consumo, y eso de andar leyendo explicaciones es un lujo que el internauta no siempre puede costear.

Quedará reservado pues para cuando el espectador haga una visita al museo de arte contemporáneo y pase media hora buscando entender la relación entre las bananas de unicel que penden de un hilo y la cédula que busca explicarlas; mientras tanto, el internauta preferirá evitar la mediatez.


En la posmodernidad importan los hechos, incluso las opiniones, pero no las razones. Recuerdo haber trabajado un texto que hablaba sobre las bondades de uno de los nuevos periódicos/panfletos publicitarios donde se ufanaban de que ellos proporcionaban hechos, no puntos de vista.


La posmodernidad acentuó también el pensamiento binario, donde no existe el agua tibia: Estás a favor o en contra de algo.


Estés a favor o en contra, tengas o no una opinión, las razones detrás resultan irrelevantes, el hábito de cotejar las razones que tenemos para sostener algo está en desuso -decía hace unos días-; a lo más resulta atractivo cuando a través de retóricas y hermenéuticas torcidas se pretenderá que sobre una interpretación A=B y sobre otra A=C, aunque B y C resulten contradictorios: La hermenéutica promueve el relativismo y por lo tanto la indiferencia.


¿Y eso qué tiene qué ver con el twitter?


Cuando Pecatus me explicó de qué se trataba, "es como un miniblog, pero con caracteres limitados. Sólo publicas ideas pequeñas, cosas que con unas cuantas lineas tienen" me sonó como un medio pensado para incentivar en el internauta la capacidad de síntesis, o mejor aún, el cultivo de bellas figuras poéticas como el aforismo o el haikú (es decir lo mismo pero más bello).


Pensé entonces en lanzar en un twiterazo algo más o menos así:


"La ociosidad no es madre de la filosofía.
El auténtico inquirir tiene origen en un lugar distinto del ocio; el ocio permite cultivar la filosofía, sí, pero el ocioso de alma mezquina difícilmente será filósofo así tenga por tiempo de ocio la eternidad."

--Gin666x


Pero ni terminé de averiguar si esa frase (de que el ocio es madre de la filosofía) la escribió Hobbes o Aristóteles, ni me terminó de parecer buena idea hacerme de otra cuenta, otro nombre de usuario y otra contraseña para recordar...


Qué bueno que no lo hice, en mi opinión luego de ese twiterazo hubiera escrito tal vez aquello de que:


"la hermenéutica promueve el relativismo y por tanto la indiferencia"

--Gin666x


Pero tarde o temprano me hubiera puesto más en la tónica de los twiteros y hubiera terminado escribiendo algo más o menos así:


"Qué bueno que no me tiré ese pedo, muy tarde habría descubierto que en realidad era una caca."

--Gin666x


La verdad es que ya estamos suficientemente lejos de la virtud como para además tener un Twitter...

Hablando de la distancia respecto a la virtud, pásenle a ver cómo va el mitote contra los padres de la influenza y demás infecciones cáncers... De click aquí.

5 comentarios:

Kentucky Freud Chicken dijo...

estoy temiendo que necesitaré de tu ayuda para cuando me enfrasque en la discusión de mi tesis sobre la orientación del carácter cibernético...

Gin666X dijo...

Y por buenas razones tal idea te produce temor. Será un gusto, siempre que haya ocasión de vituperios cuenta conmigo.

Larry dijo...

Yo pensaba que el Twitter igual y servia para promover mi campaña de venta del voto. Primero pensaba en romper mi boleta, pero después pense en algo más rentable:

"vende tu voto: todos ganan, partidos, tu bolsillo y la democracia"

Después de todo no importan las razones que uno tuvo para votar, sino emitir el voto. Si importaran el IFE no estaría chingando con eso de que no nulifiques tu voto...

Pero sí, que güeva otra cuenta, además con lo del Che tenemos; es una campaña que sí promete resultados reales.

Kyuuketsuki dijo...

Haces bien en no tener twitter; absorbe el cerebro y te hace expeler puras estupideces. Tsssss.

metztli dijo...

jajajaja, vaya twitters!!, pero bueno, ya tienes tu respuesta del por qué no lo tienes je je

todo esto me recordó que "lo prioritario, no deja tiempo para lo fundamental".
saludos