miércoles, marzo 24, 2010

Hero of the day

Muchas de nuestras acciones son juzgadas como aciertos o errores con base en las consecuencias que traen consigo.
Una acción que podría considerarse un triunfo en un momento, puede tornarse un error luego de vistas sus consecuencias. (e.g. Me ligué a la más buena del antro; era hombre y me contagió sida)
Así mismo una acción trunca para con sus fines inmediatos puede resultar un acierto a la larga (e.g. la más buena del antro no me peló; supe que el Choc se la ligó, era hombre y le contagió sida y le pegó ladillas, todo por via anal...).
De modo que todas nuestras acciones, ya sea que las juzguemos truncas o exitosas en lo inmediato, pueden traer consigo consecuencias avenientes o desavenientes en lo mediato, y con base en ese segundo aspecto ser reconsideradas como errores o aciertos.
No obstante, podemos pensar que es posible haya acciones que son unívoca y universalmente aciertos o errores... ¿cuáles? sería interesante hacer un catálogo...
Hoy tengo una que pienso es un acierto absoluto: Salvé a un pajarillo.
Al llegar al corredor del cubil felino una muchacha perseguía a muy baja velocidad a un pajarillo, no se diría que era un polluelo, pero sí era suficientemente jóven para considerarse desvalido al estar atrapado en el corredor de un edificio.
La primera hipótesis era que habríamos de acercarlo a la ventana para que saliera volando, pero en un segundo análisis concluímos que dada su juventud y la impericia que manifestaba, era probable que si lo presionábamos a salir por la ventana muriera lugo de caer al abismo...
De modo que era necesario un plan B.
Un suéter, para atraparlo y llevarlo al jardín de la cafetería de la Facultad, donde hay comida, bebida y resguardo de proporciones adecuadas para las aves.
La primavera chilanga nos permite olvidar esa ñoñería de los suéteres a la mayoría... Estando a nada de un acto de exhibicionismo, es decir, habiéndome desfajado la camisa y quitado la corbata, llegó una segunda muchacha con un suéter asomándose desde su morral...
Armado con el suéter y sorprendiéndome por mi habilidad, capturé al pajarillo y rápidamente lo llevé al punto de liberación.
Debajo del suéter se sacudía nervioso... Al llegar estaba prendido fuértemente de las fibras de la prenda, le tomó tiempo y una ráfaga de viento notar que estaba siendo liberado... Extendió sus alas y planeó, aleteó para recomponer su curso y se fué con dirección a los matorrales...

No puede haber algo erróneo en eso.

4 comentarios:

Kentucky Freud Chicken dijo...

Ese pájarillo podría chocar contra el parabrisas de una familia y ocasionar así la pérdida de vidas humanas.

El Jefe dijo...

¿y eso sería necesariamente malo? nahh

Ivo Basay dijo...

El pajarillo podría cagar en el desayuno de algún joven estudiante del posgrado.

El Jefe dijo...

En ese caso, el héroe del día sería el pajarillo.