lunes, julio 07, 2008

Una tarde no emocional


Es la última semana antes de vacaciones así que procuraré poner blogs dignos, si no todos inspirados y emotivos (ja ja), cuando menos llevaderos ya que tienen la atención de leer. Se agradece mucho. El problema es que no se me ocurre de qué escribir... Publicaré este blog durante mis vacaciones para no leer las increpaciones sino hasta que regrese, ja ja...


"Diré que me siento cansado, tengo sueño, mis ojos se sienten perezosos y mi mente un tanto aletargada... ¿Serán tantas horas de videojuegos? El día afuera del cubil luce también lagañoso, el sol quedó oculto tras una cortina brumosa, que se cierne sobre los árboles y en cuestión de minutos bajará hasta el nivel de la cancha... Lo hará en forma de lluvia que acompaña con su sonoridad a estas tardes de estación incierta, no se diría que son las lluvias de verano, ni las noches de primavera, pero en su ambigüedad nos permiten soñar con el otoño y despertar con un ténue invierno.

Los colores no son los mismos todo el año, lucen distintos los verdes y lucen distintos los grises. Hace apenas umas semanas el sendero de jacarandas alineadas sobre el camellón del estacionamiento tornábase en un espejo teñido de lila, como un río que refleja la copa de los árboles en un suelo sereno, una imperturbable película de agua cuya tensión superficial nos vuelve a todos mosquitos, lo suficientemente periciosos para no ahogarnos en el pavimento lilaceo.

El discreto sonido del ventilador recuerda que hay suficiente calma para escribir, que ningún timbre de teléfono, ningún visitante escandaloso ni la tiranía de la lluvia reclamando atención se interpondrán entre el fluir de los tecleos cuando menos por un rato... Mejor será aprovechar, pues ni él ni yo sabemos cuánto durará.

Las aves no canturrean ya, también parecen aletargadas, el tiempo de afanarse en la construcción de nidos pasó junto con el del estanque de jacarandas. La lluvia no se hará esperar demasiado, lo saben las aves, pero no los vendedores ambulantes, que día a día se ven sorprendidos con su mercancía desparramada mientras los pajarillos y yo, muy curros desde nuestras respectivas trincheras, oteamos con sonrisas nada discretas.

¿y a dónde se dirige esto?, ¿es que este escrito, el clima, las aves y los vendedores tienden a algún fin?, ¿son parte de un plan que apunte hacia algo? Tengo sueño y puedo soñar que sí; de cierto, puedo saber que los pájarillos deben ser plenos, me cuesta trabajo creer que no conozcan la felicidad, que no lleguen a sentirse contentos... el clima no tiene sentimientos y los vendedores... Deben ser los menos afortunados de los tres...

Me quedo entonces con mi sereno ventilador, tiene un fin inmediato y lo satisface en su compleción; ¿qué será de mi si logro despertar?, ¿a dónde llegarían estas palabras si las llego a publicar?"


¿Ven por qué no todos los blogs deben pretender tener una vocación literaria? Si leyeron hasta acá, tiren la primera piedra, o la segunda o la que les toque; para que no sientan que perdieron su tiempo leyendo estas macuarradas, les dejo un video de lo más chusco, ojalá les alegre la visita a su blog de desconfianza.


Por cierto, ¿no es curioso que el fin de estas cosas sí sea transparente?: La risa... Ahora, por qué lo hizo el macuarro ese, es otro boleto...

2 comentarios:

LAMIA dijo...

CHALE COMO TE BURLAS DE LA DESGRACIA AJENA...POR ES ME CAES REQUETEBIEN!

Kentucky Freud Chicken dijo...

Me cai que no entendí ni pío... pero el chiste es postiar, jajaja!